LAMINADO O VINÍLICO

Aunque la elección del pavimento a instalar en una vivienda es un asunto personal, os damos una serie de consejos para ayudaros a tomar esta importante decisión:

1)    Pavimento vinílico o de pvc con sistema “clic” de instalación

–       Recomendado en las zonas donde hay altos grados de humedad, debido a que el agua no afecta nunca al pvc (que es 100% hidrófugo).

–       La absorción acústica de este tipo de pavimentos suele ser muy buena, sobre todo si debajo se instala una base aislante de alta densidad.

–       A nivel de resistencia al fuego, se suele comportar mejor que los laminados, debido a que es “Bfl – s1”

–       Los suelos vinílicos son todos antiestáticos por naturaleza. Por lo que no tendrás en tu casa las típicas “descargas eléctrica” de otros pavimentos.

–       El pvc es fácil de cortar y trabajar, cuando es necesario practicar recortes.

–       Los habituales sistemas actuales de instalación tipo “clic” son muy fáciles de colocar por una sola persona.

–       Son pavimentos autoportantes con la suficiente elástica que permite amoldarse perfectamente al subsuelo y no deja crear tensiones en el clic.

–       Habitualmente no tienen ninguna emisión de Formaldehidos. Éstos son elementos naturales que están presentes en todos los productos. Todos los materiales que nos rodean emiten formaldehidos (la emisión va disminuyendo con el tiempo). Un exceso de formaldehidos puede ser perjudicial para el ser humano y por ello se han establecido normativas estrictas respecto al control de emisión de esto elementos, que cumplen perfectamente los pavimentos vinílicos.

–       Este tipo de pavimentos suelen tener clasificación al uso incluso “comercial”, por lo que su resistencia y durabilidad están garantizados.

–       Una de las ventajas de la fabricación de los suelos de pvc es que cualquier diseño es posible y actualmente existen en el mercado diseños tipo “óxido” o “cemento”, que permiten emular cualquier superficie

–       Por último, cabe mencionar que estos pavimentos se pueden desinstalar y volver a instalar fácilmente.

Por ello, es un suelo ideal para establecimientos públicos y con alto tránsito, así como una conducta al agua de mayor resistencia que cualquier otro material. Es el idóneo para sustituir al suelo cerámico, porque tiene unas cualidades muy similares pero con unas características de instalación y confort mayores.

2)    Suelo laminado

–       Confiere a cualquier estancia el confort de la madera, con una resistencia y durabilidad así como mantenimiento mayor.

–       Los diseños de este tipo de suelos se han ido sofisticando a lo largo de los años y hoy en día podemos encontrar una gama muy amplia de decores.

–       Los sistemas de instalación tipo Just Clic de estos pavimentos han logrado niveles altos de fiabilidad. Junto con el tablero HDF le confiere una estabilidad al clic superior a cualquier superficie.

–       Actualmente todas las marcas de calidad son antiestáticos, como es nuestra marca Quick Step.

–       Debido a la amplitud de marcas y modelos, es posible encontrar en el mercado precios que van desde los más económicos hasta los más altos.

–       Existe también una amplia variedad de clasificaciones al uso, que van desde el básico (Clase 31- AC 3) hasta el de alto tránsito (Clase 33 – AC5).

–       Por último, y al igual que sucede en los vinílicos, estos pavimentos se pueden reinstalar fácilmente.

Por ello es el suelo ideal para una casa donde quieran tener la calidez de la madera, pero sin los problemas de cuidados de ésta. En lugares públicos que quieran tener productos totalmente naturales y con valor ecológico y en definitiva donde no quieran perder las prestaciones de la madera, pero con un comportamiento más resistente a arañazos, agua etc.