Revestimiento pared

 

Una de las mejores opciones para decorar y dotar de carácter tu espacio son los revestimientos de pared, llamados comúnmente “Frisos”. Os os explicamos cómo instalar revestimientos de pared de una forma sencilla y rápida.

Independientemente del diseño de friso, o revestimiento de pared escogido, la instalación se realizará a través del mismo proceso. Antes de iniciar el proceso e instalación de friso debemos realizar una serie de comprobaciones

  •  Que el ambiente en el que se va a instalar está exento de humedades.

  •  Que las paredes estén bien niveladas

  •  Que no haya focos de calor superiores a 50ºC

Hecho esto, nos encontramos ante una superficie apta para proceder a la instalación del revestimiento de pared. Antes de colocar el friso, este debe ser acondicionado a la atmósfera en la que se va a instalar, para lograr esta adaptación dejaremos las cajas de friso en el centro de la habitación en la que se va a instalar. Lo ideal es que no esté muy próximo a ninguna ventana o cualquier otro foco de humedad.

También debemos retirar todos los apliques (tomas de corriente, interruptores…) y una vez terminada la instalación de friso volveremos a colocarlos, con la ventaja de que si necesitamos nuevas tomas podremos realizarlas sin necesidad de obras

Otra ventaja inherente es que si la pared tiene algún desperfecto, no te preocupes porque al instalar el friso hace falta repararla y quedará perfecta al acabar el montaje de este revestimiento de pared.

 

MANUAL INSTALACIÓN REVESTIMIENTO PARED